Top

entorno

 

En el extremo sur de Cantabria, recostado al pie del páramo de La Lora y atravesado por el Alto Ebro,  al que debe su nombre, se encuentra el municipio de Valderredible. De los 52 núcleos que agrupa, entre los que se encuentra Revelillas, muchos ya están deshabitados o tienen menos de diez habitantes durante la mayor parte del año.

El Valle mantiene el atractivo de sus parajes naturales bien conservados, un patrimonio histórico de indudable interés -Innumerables ermitas rupestres, que acaso ya acogieran cultos paganos y después fueron refugio espiritual de los eremitas que cristianizaron Cantabria-, solitarios rincones casi mágicos y una dimensión lenta del tiempo que no parece de nuestro mundo.

A todo ello, en estas tierras de transición entre la cornisa cantábrica y la meseta, donde confluyen robledales y páramos, praderías y campos de cereal, hoces y terrazas fluviales que lame un Ebro encajonado, hay que añadir el disfrute de una cocina popular basada en los guisos de cordero y las excelentes patatas de la zona.

La casa rural EL POZO DE LOS LOBOS está situada en el pequeño pueblo de Revelillas, perteneciente al valle de Valderredible.

La casa toma su nombre de una antigua construcción popular que se encuentra cercana a la casa y que servía para la captura de los lobos. Los pueblos se unían para batir el monte y llevar los lobos hacia la trampa donde les daban caza.

Los apartamentos rurales EL POZO DE LOS LOBOS se encuentran situados en plena naturaleza, rodeado de un gran bosque de robles y hayas que cada estación cambia de tonos regalándonos un nuevo paisaje.

Caminos y senderos discurren a lo largo del valle con los que podremos disfrutar de frondosos bosques hasta llegar a la Lora con sus paredes de roca.  Cabe destacar las vistas que del valle tendremos desde Peña Corbea o el Mirador de Valcabado al que podremos llegar siguiendo el sendero que sale desde nuestra puerta.  Con suerte en nuestros paseos y excursiones podremos encontrarnos con alguna especie autóctona como corzos, jabalís, zorros, buitres, águilas, etc.

Valderredible en general, cuenta con un rico y valioso patrimonio histórico, reflejo de una ocupación humana que a través de sus distintas capas históricas (Edad del Bronce, ocupaciones romanas y visogodas, Alta y Baja Edad Media y épocas moderna y contemporánea) nos ha dejado un patrimonio abrumador. Por su variedad y por el paisaje natural en que se enclava, es un patrimonio sin parangón en Cantabria.

El valle posee un patrimonio histórico-artístico innegable.  Encontramos vestigios de antiguas épocas como la Edad de Bronce y expresiones como las Necrópolis de San Pantaleón o de Castrillo de Valdelomar.

Sorprendentes ermitas rupestres (eremitorios horadados en la roca) como la de Santa María de Valverde, Arroyuelos, Villaescusa o la que curiosamente se encuentra escondida dentro del propio pueblo de Campo de Ebro.

Debemos destacar que Valderredible cuenta con la mayor concentración de arte románico rural del Norte, cuya mayor expresión es la Colegiata de San Martín de Elines.

Todo ello nos da la posibilidad de realizar multitud de rutas culturales, sin olvidar las fiestas tradicionales como la Romería de la Virgen de la Velilla y la gastronomía del valle con su codiciado Queso Valluco, las patatas de Valderredible y los platos de caza.

Cuando el día acaba y la noche hace acto de presencia podemos disfrutar de un firmamento estrellado, ya que es en Valderredible donde se ha instalado el “Centro Astronómico de Observación de Cantabria”.

El río Ebro es la arteria que vertebra un paisaje natural de gran belleza caracterizado por el contacto de dos dominios biogeográficos, el atlántico y el mediterráneo. Esta variedad se refleja en un mosaico de vegetación de gran interés: desde el Monte Hijedo, verdadero pulmón de Valderredible y asiento del bosque singular de roble albar hasta los hayedos de La Lora y el encinar de los páramos burgaleses.  Mención especial merecen el cauce del río Ebro y su vegetación de Ribera, declarado Lugar de Interés Comunitaria (LIC) y las Hoces del Ebro, ya camino de Burgos, declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). De obligada visita serán: Orbaneja del Castillo, la Cascada del Tobazo, los impresionantes Cañones del Ebro, Valdelateja, etc.

Saliéndonos del valle, pero a poca distancia, podemos disfrutar de una gran diversidad de paisajes y zonas de entretenimiento tanto natural, como cultural o de ocio. Así, los amantes de la nieve pueden disfrutar del Alto Campoo. Otra zona donde realizar todo tipo de deportes náuticos es el embalse del Ebro y sus playas fluviales, también podemos visitar Fontibre, nacimiento del río Ebro. A una hora, podemos visitar el espectacular parque de Cabárceno, y de ahí visitar Santander, Santillana del Mar, Potes, y muchísimos lugares más de esta maravillosa zona geográfica.

El pueblo de Revelillas se emplaza en un entorno natural de gran belleza, en la falda de La Lora y rodeado de espléndidos hayedos y robledales.

Por su toponimia el nombre viene a significar “el lugar habitado junto a la pequeña ladera de la montaña”. El término provendría del latín ripa (ribera, pero en este caso no asociada al río sino a una altura o montaña) y del sufijo diminutivo illas.  Aparece documentado como “Revelieles” y “Revelielles” en documentos del Cartulario del Monasterio de Santa María la Real de Aguilar de campoo fechados en 1210 y 1231 respectivamente. Destaca la relativa abundancia de despoblados medievales en la zona.

En cuanto al patrimonio que podemos contemplar en el propio núcleo de Revelillas destaca la iglesia parroquial de San Esteban, de origen románico aunque como ocurre en otros casos en el valle sucesivamente reformada en el gótico (S.XV) y épocas posteriores. De su vieja fábrica románica se conserva la espadaña y la pila bautismal. También en el interior es destacable un bonito retablo del S.VII. Otros elementos de interés son las 4 casetas de era que se conservan en las afueras del pueblo, el edificio de la antigua escuela y una casa blasonada que conserva en buen estado su antiguo escudo. Finalmente mencionaremos un pequeño hipogeo llamado “cueva del Tío Moreno” ubicado bajo el subsuelo del cementerio, excavado en la roca arenisca y en buen estado de conservación.

El entorno de Revelillas ofrece atractivas posibilidades para el deporte activo. Es recomendable por ejemplo las rutas o paseos en bicicleta hacia los pueblos de Valdivia (Palencia). Se realiza mediante una pista que parte del pueblo en dirección oeste, pasa junto a la presa de Arregueras (creada para abastecer el regadío) y en poco más de 8km nos conduce hasta Pomar de Valdivia, sumergiéndonos en esta comarca palentina. Para el senderismo es muy atractiva la ruta del Pozo de los Lobos y mirador de Valcabado, que sube al páramo de La Lora atravesando bosques de rebollos y hayas y nos conduce hasta la el Pozo de los Lobos (antigua trampa para apresar los lobos desde el Monte Ahedo) y finalmente hasta el Mirador de Valcabado, desde donde tendremos excepcionales vistas del valle de Valderredible, Alto Campoo, Valdecebollas y la montaña palentina (Curavacas, Espigüete).

La fiesta local corresponde a San Esteban (3 de agosto y 27 de Diciembre).

 entorno1 entorno2 entorno3 entorno4 entorno5 entorno6 entorno7 INTERIOR DE LA IGLESIA RUPESTRE DE SANTA MARIA DE VALVERDE EN VALDERREDIBLE entorno9 entorno10 entorno11 entorno12 entorno13 entorno14 entorno15 entorno16 entorno17 entorno18 entorno19 entorno20 entorno21 entorno22 entorno23 entorno24 entorno25LOBONaturaleza 14NaturalezaCañónEbro